Antibióticos y anticonceptivos

Al combinar la toma de un anticonceptivo con otros medicamentos puede producirse una interacción entre ambos que puede llegar a disminuir la absorción del anticonceptivo, aumentando las posibilidades de un embarazo.

Estos medicamentos se tiene que pasar por le hígado para transformarse y ser efectivos pero al combinarse los anticonceptivos con antibióticos se puede dar una insuficiente absorción de las concentraciones de hormonas del anticonceptivo reduciendo así la efectividad del mismo.

De acuerdo a la evidencia científica, los antibióticos se pueden dividir en 3 categorías de acuerdo a su relación con la disminución de las concentraciones de los anticonceptivos. Siendo la Categoría A, la que más ha demostrado la mayor interacción; en orden decreciente.

 

Categoría A

Rifampicina.

Categoría B

Ampicilina, Amoxicilina, Metronidazol, Penicilina y Tetraciclina.

Categoría C

Cefalexina, Clindamicina, Eritromicina, Griseofulvina, Isoniazida, Trimetoprima y las Quinolonas.

 

A pesar de que no todos los antibióticos influyen en el efecto anticonceptivo, muchos especialistas se acogen al “más vale prevenir que curar” y, por ello, recomiendan utilizar un anticonceptivo adicional de barrera (como el preservativo) en los casos en que se combine la administración de cualquier tipo de antibiótico con un anticonceptivo hormonal.

Se aconseja seguir estas indicaciones no solo durante el tratamiento con el antibiótico sino también en los 7 días posteriores a la finalización del mismo. Recuerde que NO debe abandonar la ingesta de la píldora anticonceptiva.

Si la mujer debe llevar el tratamiento con antibióticos durante un periodo de larga duración, se deberá prescribir un método anticonceptivo alternativo para evitar con seguridad el embarazo no deseado.

No olvide consulte a su Médico o Farmacéutico en caso de cualquier duda.

Por Dr. Jose Carlos Vargas, farmacéutico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.