Síndrome del cuello de mensaje de texto

Los teléfonos celulares se han convertido en un compañero inseparable de muchas personas, sin embargo este compañero puede causar graves problemas de salud.

Los dolores de cabeza constantes, cuero cabelludo sensible o una molestia detrás de un ojo, la causa puede ser el mal uso de los «smartphones».

Varios expertos han señalado que son cada vez más comunes los casos de dolores de cabeza relacionados con la tensión en el cuello provocada por una mala postura cuando se ve a la pantalla del celular.

A esta condición se le conoce como «Cuello de Texto» (De la frase en inglés Text neck. Se dice también que puede venir acompañada de dolores en el brazo y el hombro.

Este problema proviene de la inclinación de la cabeza al ver el celular y esto crea una presión intensa en las partes delantera y trasera del cuello.

Este tipo de problema puede presentar cuadros más fuertes y en algunos casos causar una condición llamada neuralgia occipital, en la que los nervios occipitales (los que van desde la parte superior de la médula espinal hasta el cuero cabelludo) se inflaman. Estos se suelen confundir con dolores de cabeza normales.

Este problema se presenta cuando la persona utiliza tablets, computadoras portátiles o teléfonos inteligentes. Empezando por una sensación de tensión en el cuello y debilidad en la espalda. Este dolor puede  ser intenso, como una «quemadura» en el cuello.

 

Otro síntoma que se puede presentar es dolor detrás de los ojos al mover el cuello.

Se aconseja que para curar el problema, hay que cambiar la postura cada hora cuando se utilizan estos aparatos electrónicos y no abusar de su uso.

Tratamiento

El tratamiento que se hacen hoy día incluyen la corrección de la postura, fisioterapia y medicinas anti-inflamatorias, sin embargo en algunos casos es necesario tomar medidas más drásticas como las inyecciones de corticoides.

También podrían llegar a ser necesarios relajantes musculares y antidepresivos.

Como todo, los expertos señalan que la prevención es la mejor opción.

Acciones como la reducción del uso de los teléfonos inteligentes, o bien, llevarlos cerca del nivel del ojo son pequeñas acciones que podrían ayudar a evitar el problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.